¿Te cuesta volver a la rutina del trabajo después de las vacaciones navideñas? Quizá sufras depresión postvacacional, causada por una mala adaptación de los trabajadores a la vida activa.

Según José Antonio Piqueras Rodríguez, profesor del departamento de Psicología de la Salud de la Universidad Miguel Hernández de Elche, existe una sintomatología emocional negativa, ansiedad y depresión, asociada al cambio que supone volver al trabajo y dejar las vacaciones.

Para el experto, se trata de un proceso adaptativo normal que supone un ajuste a los cambios y, en algunos casos, puede generar un malestar de cierta intensidad, con fatiga, falta de energía, tristeza, etc. Aunque este estado suele afectar principalmente a adultos jóvenes, menores de 45 años, los síntomas pueden aparecer igualmente en niños.

No es fácil establecer una relación directa entre tipo de trabajo y depresión. Habría que tener en cuenta varios factores, los laborales como ambiente físico de trabajo o tipo de puesto, y los personales.

Así, es fundamental tener en cuenta las características del trabajador como satisfacción económica, profesional y personal que genera el puesto, y del propio trabajo, como la existencia de malas relaciones, remuneración escasa, turnos de trabajo rotativos, etc.

Algunos estudios concluyen que enfermeras, médicos, docentes y administrativos presentan mayor propensión a la depresión en general y a la depresión postvacacional en particular