La nueva adjudicación de la limpieza viaria de Maó no ha de recortar condiciones laborales

Versión para impresiónVersión para impresión

UGT Servicios Públicos ha iniciado varios trámites para evitar que la nueva adjudicación de la limpieza viaria de Maó recorte derechos laborales a las 30 personas que componen la plantilla, y después de haber avisado de este “peligro” al Ayuntamiento.

El pliego de condiciones para la contratación del servicio de limpieza de Maó establece que el convenio colectivo a aplicar es el autonómico, lo que implicaría peores condiciones laborales que las que disfrutan actualmente los trabajadores.

El consistorio de Maó ha hecho “oídos sordos” a la petición de UGT para que el proceso de licitación del servicio de limpieza respete el actual convenio de empresa, que en este caso es más beneficioso que el convenio autonómico.

Si las condiciones laborales de la plantilla empezaran a regirse por el convenio autonómico, a la mayoría de los trabajadores se les congelaría el salario hasta que se equiparasen retribuciones y se eliminarían numerosos derechos, como ayudas sociales, y mejoras en los días de vacaciones y bajas médicas.

UGT Servicios Públicos expuso de manera formal el pasado 10 de junio esta situación al alcalde de Maó y hasta ahora no ha recibido ningún tipo de respuesta.

Por ello, ha interpuesto un recurso especial en materia de contratación con el objetivo de impugnar los pliegos de la licitación del servicio de limpieza viaria publicados por el Ayuntamiento de Maó.

Asimismo, UGT Servicios Públicos no descarta movilizaciones si no se arregla la situación y está estudiando denunciar el articulado del convenio autonómico por atentar contra el derecho a la libertad sindical, ya que veta poder negociar convenios de ámbitos inferiores.

Ha insistido en que el convenio autonómico de basuras y limpieza viaria no soluciona los problemas que tiene el sector, y causa un problema en este caso concreto.

UGT Servicios Públicos defiende la creación de un consorcio o empresa que agrupe y gestione la recogida y limpieza viaria insular, y que pueda contar con las instalaciones y los vehículos necesarios para ofrecer un servicio más eficiente y de mejor calidad.

Un ejemplo de que este sistema de empresa o consorcio único funciona bien y ofrece mejores condiciones laborales es el servicio de gestión de los residuos de Mallorca.

El defecto endémico del sector nace de la propia forma de gestionarse por depender de manera constante de las licitaciones.

El deterioro económico de esta dinámica debería quedar limitada por el convenio autonómico, pero con el caso de Maó se constata que este puede implicar un recorte de condiciones laborales.

UGT Servicios Públicos reitera que la continua atomización de los servicios y la temporalidad de las contratas condenan a la nula apuesta por unas infraestructuras dignas y un correcto mantenimiento eficaz de los vehículos.